Skip to content

Legislación sobre los Espacios Naturales Protegidos

La necesidad de compatibilizar la conservación de la naturaleza con el aprovechamiento ordenado de los recursos naturales y el desarrollo económico, han originado que en Andalucía se proteja un número importante de espacios naturales en los que se encuentran los ecosistemas más representativos del territorio andaluz. La Red de Espacios Naturales de Andalucía (RENPA) integra una serie de espacios naturales que reciben su propia legislación para garantizar la buena conservación de éste. En esta legislación existe una serie de leyes que rigen el funcionamiento y el uso de estos espacios naturales y pueden formar parte tanto de la RENPA como ser parque natural o Lugar de Importancia Comunitaria. En la normativa ambiental existen 4 leyes que legislan estos espacios naturales de la RENPA: * Ley 8/2003, de 28 de octubre, de la flora y la fauna silvestres * Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes * LEY 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. * LEY 45/2007, de 13 de diciembre, para el desarrollo sostenible del medio rural. 1. Ley 8/2003 de 28 de Octubre , de la flora y la fauna silvestre. La protección de los recursos naturales y de la biodiversidad se configura como un trascendental valor jurídico, tutelado por la normativa internacional, abarcando tanto a las especies de la flora y la fauna silvestres como a sus hábitats naturales y zonas de migración. La protección y conservación de los recursos naturales de Andalucía debe entenderse como un auténtico compromiso colectivo, capaz de movilizar, en un esfuerzo conjunto, a los sectores públicos y privados, a través, de un marco legal que defina un conjunto de instrumentos jurídicos como medios de acción pública, capaces de fomentar una cultura de la conservación y el uso compatible de los recursos naturales. En este ámbito ya forman parte del ordenamiento jurídico autonómico la Ley 2/1989, de 18 de julio, de Inventario de Espacios Naturales Protegidos, y la Ley 2/1992, de 15 de junio, Forestal de Andalucía. La primera de ellas ha definido el inventario de espacios protegidos que la Administración de la Junta de Andalucía garantiza como reservas de nuestro patrimonio ecológico y la segunda, tiene por objetivo la protección de la cubierta vegetal del suelo, fundamentalmente en el ámbito de los montes. La Ley estatal de Caza de 1970 y de la Ley de Pesca Fluvial de 1942, ambas anteriores a la Constitución, mediante una normativa reguladora de diversos aspectos parciales referidos al ejercicio de la caza y la pesca. Ello ha dado como resultado un campo jurídico disperso e insuficiente, lógicamente necesitado de una regulación legal de carácter global y sistemática. La caza y la pesca continental constituyen en Andalucía un significativo campo de actividad de deportiva, cultural, ecológica y económica, movilizando a un amplio colectivo que cuenta con organizaciones deportivas asentadas territorialmente. Tanto la caza como la pesca continental son, por otra parte, ejemplos clásicos de actividades deportivas que se desarrollan en el medio natural, en este sentido, la figura del cazador y del pescador representa, como grandes conocedores del medio natural, un elemento significativo en la adecuada gestión del aprovechamiento sostenible de los recursos naturales contribuyendo a su conservación y protección. Especialmente en el ámbito de la caza y la pesca continental, permita crear un marco jurídico innovador capaz de armonizar el criterio general de conservación de la naturaleza y de pleno respeto a la biodiversidad, con la existencia controlada de usos y aprovechamientos compatibles que deben contribuir a asegurar un desarrollo sostenible en numerosas zonas rurales de Andalucía. Naturalmente el desarrollo sostenible de la actividad cinegética implica un uso correcto y ponderado de los recursos naturales mediante mecanismos de gestión que deben ser aplicados eficientemente a los cotos de caza según sus superficies, características naturales y carga cinegética. De ahí la necesidad de introducir instrumentos de evaluación de la calidad cinegética con el objetivo de asegurar que el manejo de las poblaciones y de los recursos naturales se adecue efectivamente a las exigencias de sostenibilidad y a la defensa de los bienes jurídicos que deben ser conservados y protegidos mediante la presente Ley. Por todo ello, la presente Ley diseña un modelo equilibrado y armónico de ordenación de los aprovechamientos compatibles, incorporando como una original novedad la posibilidad de constituir, tanto por parte de particulares como de instituciones, sociedades o colectivos, reservas ecológicas de áreas naturales cuyo principal fin sea la conservación de las especies y los hábitat silvestres. Los Títulos Preliminar y I se encargan de definir los objetivos generales de la Ley y el marco de actuación de los poderes públicos. El Título II contempla los distintos supuestos de aprovechamientos compatibles de las especies de la flora y la fauna silvestres. El Título III, que regula los aspectos dedicados a la administración, vigilancia y gestión, trata de elevar el nivel de exigencias de habilitación y conocimiento por parte de quienes deben asumir más activamente las tareas de gestión de planes técnicos y la vigilancia del cumplimiento de los mandatos contenidos en la propia Ley. Finalmente, el Título IV, dedicado a las infracciones y sanciones, regula de forma plenamente respetuosa con las exigencias constitucionales y la normativa estatal básica. 2.LEY 43/2003, DE 21 DE NOVIEMBRE, De Montes La ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de todos los tipos de bosques son fundamentales para el desarrollo económico y social, la protección del medio ambiente y los sistemas sustentadores de la vida en el planeta. Los bosques son parte del desarrollo sostenible. Esta Ley establece un nuevo marco legislativo regulador de los montes, para la reorientación de la conservación, mejora y aprovechamiento de los espacios forestales en todo el territorio español en consonancia con la realidad social y económica actual, así como con la nueva configuración del Estado autonómico creado por nuestra Constitución. La Ley de Montes de 1957 ha cumplido casi medio siglo, y lo ha hecho con la eficacia que su propia longevidad demuestra. Sin embargo, el mandato contenido en la Constitución española de 1978 de dotarnos de un marco legislativo básico en materia forestal no puede ser realizado adecuadamente por la Ley de 1957. El marco político e institucional, el contexto económico y social y el nuevo paradigma ambiental marcado especialmente por las tendencias internacionales, en un mundo intensamente globalizado, tienen muy poco que ver con los imperantes en los años 50 del pasado siglo. Es el objeto de esta Ley constituirse en un instrumento eficaz para garantizar la conservación de los montes españoles, así como promover su restauración, mejora y racional aprovechamiento apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva. La Ley se inspira en unos principios que vienen enmarcados en el concepto primero y fundamental de la gestión forestal sostenible. En la misma línea, la Ley establece como principio general que los propietarios de los montes sean los responsables de su gestión técnica y material, sin perjuicio de las competencias administrativas de las comunidades autónomas en todos los casos y de lo que éstas dispongan en particular para los montes catalogados de utilidad pública. Son los propietarios de los montes los que primero y más directamente se responsabilizan de su gestión sostenible. Para garantizar tal gestión, la Ley pretende el impulso decidido de la ordenación de montes, a través de instrumentos para la gestión como los proyectos de ordenación de montes, planes dasocráticos, planes técnicos o figuras equivalentes, siendo éste uno de los elementos clave de la nueva legislación. La Ley concede especial relevancia a un aspecto fundamental para la definición de la política forestal, como es el de la información. Se trata de establecer los mecanismos para disponer de una información forestal actualizada y de calidad para todo el territorio español sobre la base de criterios y metodologías comunes. Esta información se coordinará y plasmará en la Estadística forestal española, entre cuyos objetivos resalta el de facilitar el acceso del ciudadano a la información vinculada al mundo forestal. La Ley constata la necesidad de la planificación forestal a escala general, consagrando la existencia de la Estrategia forestal española y el Plan forestal español. En este ámbito, la novedad más importante de la Ley la constituyen los planes de ordenación de los recursos forestales (PORF). Se configuran como instrumentos de planificación forestal de ámbito comarcal integrados en el marco de la ordenación del territorio, con lo que la planificación y gestión forestales se conectan con el decisivo ámbito de la ordenación territorial. La Ley propone la designación de las llamadas zonas de alto riesgo de incendio, que deberán estar provistas de su correspondiente plan de defensa. Asimismo, establece la obligación de restauración de los terrenos incendiados, quedando prohibido el cambio de uso forestal por razón del incendio. Otro aspecto relevante de esta Ley es la previsión de medidas de fomento de la gestión sostenible de los montes, mediante subvenciones y otros incentivos por las externalidades ambientales, además de considerar incluidos entre los fines de interés general los orientados a la gestión forestal sostenible. Finalmente, se regula un régimen de infracciones y sanciones en las materias objeto de esta Ley, estableciendo los criterios para la calificación de las infracciones según su gravedad y fijando las sanciones correspondientes. Titulo 1: Disposiciones Generales, esta Ley tiene por objeto garantizar la conservación y protección de los montes españoles, promoviendo su restauración, mejora, sostenibilidad y aprovechamiento racional, apoyándose en la solidaridad colectiva y la cohesión territorial. Titulo 2: Clasificación y regimen juridico de los Montes. Titulo 3: Gestión Forestal Sostenible Titulo 4: Conservación y Protección de Montes. 3.LEY 45/2007, de 13 de diciembre, para el desarrollo sostenible del medio rural. La Ley persigue la mejora de la situación socioeconómica de la población de las zonas rurales y el acceso a unos servicios públicos suficientes y de calidad. En particular, se concede una atención preferente a las mujeres y los jóvenes, de los cuales depende en gran medida el futuro del medio rural. Las acciones y medidas previstas en la Ley son multisectoriales y medioambientales. Por último, la aplicación de esta Ley requiere un elevado grado de gobernanza. Para ello se establecen instrumentos de programación y colaboración entre Administraciones, principalmente un Programa de Desarrollo Rural Sostenible plurianual, y se promueve e incentiva la participación del sector privado en el proceso de desarrollo rural sostenible. El título preliminar recoge el objeto de la Ley, sus objetivos generales y específicos. El objeto básico de la Ley es regular y establecer medidas para favorecer el logro de un desarrollo sostenible del medio rural, mediante la acción de la Administración General del Estado y la concertada con las demás Administraciones Públicas específicas y diversas definiciones. Los objetivos específicos orientan el contenido de la Ley, definiendo las medidas generales posibles para perseguir un desarrollo rural sostenible. Estas medidas se agrupan por tipos de materias. En primer lugar, se toman en consideración las medidas de fomento de la diversificación económica. Las medidas de creación y mantenimiento del empleo prevén actuaciones públicas de apoyo y formación, especialmente para las mujeres y los jóvenes y en las zonas rurales prioritarias. Una atención especial merecen las medidas a favor de promover la producción y el uso de energías renovables, y su relación con la adaptación de actividades y usos a los efectos del cambio climático. Las medidas relativas al acceso de la población rural a unos servicios públicos básicos de calidad contemplan la educación y la cultura, a través de la atención específica a una gran variedad de aspectos en relación con los alumnos y los centros, pero también con el mantenimiento de unos equipamientos y una oferta cultural suficientes. Se prevén medidas para propiciar que los empleados públicos, preferentemente los docentes y sanitarios, se estabilicen en el medio rural. Por último, las medidas se dirigen a hacer compatible el desarrollo urbanístico con el mantenimiento del medio ambiente rural, a facilitar el acceso a la vivienda, especialmente de los jóvenes, y a favorecer la recuperación del patrimonio arquitectónico rural. El Título II, Financiación de las Medidas para el Desarrollo Rural Sostenible. Finalmente, el Título III, Disposiciones Organizativas, establece varios instrumentos necesarios para la aplicación de la Ley. Esta es una Ley de fomento de un desarrollo sostenible del medio rural, que persigue promover acciones públicas e incentivar iniciativas privadas de desarrollo rural para el logro simultáneo de objetivos económicos, sociales y medioambientales. 4. LEY ORGÁNICA 16/2007, de 13 de diciembre, complementaria de la Ley para el desarrollo sostenible del medio rural. En este marco, esta Ley establece el régimen jurídico básico de la conservación, uso sostenible, mejora y restauración del patrimonio natural y de la biodiversidad española, como parte del deber de conservar y del objetivo de garantizar los derechos de las personas a un medio ambiente adecuado para su bienestar, salud y desarrollo. Su misión es lograr para el año 2010 una reducción significativa del ritmo actual de pérdida de la diversidad biológica, a nivel mundial, regional y nacional, como contribución a la mitigación de la pobreza y en beneficio de todas las formas de vida en la tierra. Dad un mismo formato a todo el texto Destacad aspectos más interesantes de cada Ley (resaltar en negrita), algo que luego os ayudará a la hora de hacer la presentación Sería interesante que en cada Ley utilizarais un patrón diferente al que aparece en la Ley -> En vez de poner “Preámbulo” y luego todo el texto, intentad identificar aspectos generales en ese preámbulo, como la estructura de la Ley, los objetivos de la misma, el ámbito de aplicación…

Finalidades de los Espacios Naturales Protegidos

La finalidad inicial de protección que caracterizaba los Espacios Naturales Protegidos se ha ampliado considerablemente, tal como se expone a continuación.
Las finalidades de los primeros Espacios Naturales Protegidos eran muy reducidas y se limitaban básicamente a funciones estéticas y de protección frente a las amenazas del desarrollismo industrial y urbanístico.
Estos espacios Naturales Protegidos cumplen un conjunto de finalidades que se pueden agrupar en cinco categorías:

• Finalidad de protección y conservación del medio biofísico y cultural
• Finalidad científica y de investigación
• Finalidad educativa
• Finalidad recreativa
• Finalidad socioeconómica

 La función protectora es la más importante que ha de realizar un espacio que
albergue elementos y recursos naturales cuya conservación sea de interés, ya sea en función de su diversidad biológica y de la existencia de procesos ecológicos esenciales, o porque contribuya a la supervivencia de comunidades o especies que exijan una especial protección. Anteriormente se ha visto que la protección en sentido amplio puede dividirse en dos conceptos más matizados: la protección y la conservación.

La protección, consiste en resguardar anticipadamente una población, un hábitat, un hito geomorfológico, un ecosistema etc… de un perjuicio o peligro, amparándolo, rodeándolo, defendiéndolo …. pero sin realizar ningún tipo de actuación posterior sobre el mismo, aunque su integridad se vea amenazada debido a procesos naturales.

La conservación, consiste en mantener o cuidar de la permanencia de una población, un hábitat, un hito geomorfológico o un ecosistema, de forma activa, es decir mediante la adopción de medidas positivas. En este contexto se incluye la finalidad cultural que pretende, en líneas generales, proteger los recursos históricos y culturales asociados al espacio natural, y en algunos casos, recuperar las tradiciones directamente relacionadas con el espacio protegido que conllevan un uso racional de los recursos.

 La función científica e investigadora viene dada cuando el espacio recoja muestras de recursos o procesos que posean un alto valor, y persigue una serie de objetivos concretos que pueden resumirse en la mejora en el conocimiento de los procesos naturales, el estudio y análisis de los diferentes recursos naturales con el fin de elaborar programas específicos de gestión, y el desarrollo de programas internacionales de carácter científico.

 La finalidad educativa persigue la elaboración de programas de formación educativa relacionados con la conservación del medio ambiente. Para cumplir la función educativa, el espacio tiene que poseer un singular interés desde los aspectos educativos formales o desde los campos de la educación e interpretación ambiental. En ese sentido, se considera que la educación ambiental debe ser una actividad intrínseca en todos los Espacios Naturales Protegidos pues, por sus valores naturales y culturales, estos espacios son lugares que pueden contribuir de manera fundamental al proceso general de educar ambientalmente a toda la sociedad.

 La función recreativa se basa en el derecho de todo ciudadano a disfrutar de un
medio ambiente de calidad. La actividad recreativa debe estar supeditada siempre a los principios de la conservación del espacio y ha de desarrollarse de una forma compatible y armónica con el espacio. Los objetivos generales que se han de cumplir a la hora de regular las actividades recreativas son, en líneas generales: facilitar el uso público del espacio natural basado en los valores naturales y culturales que posee, proporcionar un buen conocimiento de los recursos del área, dado que se considera imprescindible, para poder disfrutar de los recursos de un espacio, el tener conocimiento de ellos, generar actitudes positivas hacia la conservación y protección del medio ambiente, y contemplación estética del espacio. En este contexto, merecen especial mención los Centros de Interpretación que realzan la faceta recreativa del Espacio Natural y contribuyen a cubrir la finalidad educativa y en algunos casos protectora bajo una estrategia de filtraje.

 La finalidad socioeconómica, que no ha sido suficientemente estudiada porque,
tradicionalmente, se la consideraba incompatible con los demás objetivos, contempla el aprovechamiento de los recursos encaminado a la obtención de una producción sostenida para el desarrollo de las poblaciones afectadas por la declaración del espacio natural. Este aprovechamiento debe realizarse dentro de una política de respeto con el medio ambiente, esto es, sin merma de los recursos y de los ecosistemas que lo sustentan. En este sentido, los Espacios Naturales Protegidos pueden manifestarse como factores dinamizadores de nuevas formas de desarrollo en las localidades del entorno de estos espacios. Este desarrollo ha de ser respetuoso con el medio ambiente y los valores naturales que en él existen, promoviendo un uso ordenado, armónico y compatible de los mismos. Ello supondrá un equilibrio estable entre el desarrollo de las comunidades del entorno y las actividades propias de la conservación del espacio. Estas apreciaciones supusieron un cambio cualitativo en el tratamiento de los ENP, pues el desarrollo socioeconómico, lejos de ser una amenaza para la conservación del Espacio Natural puede ser compatible con todas la demás finalidades, e incluso ser considerado como un elemento imprescindible para garantizar el futuro de los ENP. Se resumen, a continuación, las características de un Espacio Natural Protegido.

Para llevar a cabo esta serie de finalidades hay que seguir los siguientes planes y programas:

Objetivos de los PORN.

• Identificar y georeferenciar los espacios y los elementos significativos del Patrimonio Natural de un territorio y, en particular, los incluidos en el Inventario del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, los valores que los caracterizan y su integración y relación con el resto del territorio.
• Definir y señalar el estado de conservación de los componentes del patrimonio natural, biodiversidad y geodiversidad y de los procesos ecológicos y geológicos en el ámbito territorial de que se trate.
• Identificar la capacidad e intensidad de uso del patrimonio natural y la biodiversidad y geodiversidad y determinar las alternativas de gestión y las limitaciones que deban establecerse a la vista de su estado de conservación.
• Formular los criterios orientadores de las políticas sectoriales y ordenadores de las actividades económicas y sociales, públicas y privadas, para que sean compatibles con las exigencias contenidas en la presente ley.

• Señalar los regímenes de protección que procedan para los diferentes espacios, ecosistemas y recursos naturales presentes en su ámbito territorial de aplicación, al objeto de mantener, mejorar o restaurar los ecosistemas, su funcionalidad y conectividad.
• Prever y promover la aplicación de medidas de conservación y restauración de los recursos naturales y los componentes de la biodiversidad y geodiversidad que lo precisen.
• Contribuir al establecimiento y la consolidación de redes ecológicas compuestas por espacios de alto valor natural, que
• especies de la flora y de la fauna y el mantenimiento de los flujos que garanticen la funcionalidad de los ecosistemas.

Objetivos de los PRUG.

El PRUG es el instrumento que desarrolla el PORN y, por ello, concreta y desarrolla los objetivos, directrices y normas contenidos en éste. En consecuencia, los objetivos de cada PRUG son específicos para cada Parque teniendo como marco lo establecido en el correspondiente Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN).

Objetivo de Planes de Desarrollo Sostenible.

El objetivo final de los PDS es la mejora del nivel y la calidad de vida de la población del ámbito de influencia de los Parques Naturales, de forma compatible con la conservación ambiental y considerando el espacio natural protegido como un activo importante de desarrollo económico local.

Uso Público.
La junta de Andalucía aprobó el pasado 1 de febrero el decreto 15-2011 por el que se establece el régimen general para la planificación de los usos y actividades en los parques naturales y se aprueban medidas de agilización de procedimientos administrativos.
Los andaluces y andaluzas comparten ya la necesidad de conservar los valores naturales para poder mantener un proceso económico y social armónico y sostenible en el tiempo y eso es motivo de primer orden para la aprobación de esta nueva normativa. Este cambio de perspectiva implica la corresponsabilidad entre la ciudadanía y la administración en la defensa del medio Ambiente.
Este plan se coordina en su regulación con PORN y PRUG.

¿Qué son los Espacios Naturales Protegidos?

Introducción

Los espacios naturales protegidos son demarcaciones administrativas establecidas con la finalidad de favorecer la conservación de la naturaleza. Los primeros espacios naturales protegidos buscaban preservar una naturaleza idílica en estado primigenio. Un Parque Nacional es un espacio natural que se debe conservar en su estado y se caracteriza por ser representativa de una región fitozoogeográfica, es decir, es una región o espacio físico de cualquier  ecosistema donde residen comunidades vegetales y  comunidades animales.

En España actualmente hay 14 espacios protegidos que están catalogados con la denominación de parque nacional, siendo las Islas Canarias la comunidad que más parques nacionales presenta. Algunos de los parques que presentan las islas canarias son Teide, Caldera de taburiente.

Todos los Parques Nacionales de España están integrados en un sistema de protección concebido para asegurar su conservación y posibilitar su uso público y la mejora del conocimiento científico de sus valores naturales y culturales, así como fomentar una conciencia social conservacionista, el intercambio de conocimientos y experiencias en materia de desarrollo sostenible.

Parque Natural Sierra de las Nieves

1. Concepto de EPN a lo largo de la historia.

La evolución de los Espacios Naturales Protegidos,

donde se han diferenciado tres grandes etapas fundamentales. La primera etapa se caracteriza por el nacimiento, organización y consolidación de los primeros Espacios

Naturales Protegidos, principalmente Parques Nacionales y una concepción estática y elitista de los mismos. Las finalidades de estos espacios eran de estética y recreo, y de protección de la naturaleza virgen frente a un desarrollo exacerbado. La segunda etapa supone el desarrollo del sistema de Espacios Naturales Protegidos, con un crecimiento espectacular en superficie y en número de declaraciones. Este desarrollo viene acompañado de una ampliación de las finalidades y de los instrumentos de gestión, y de un papel creciente de los Organismos y Disposiciones Internacionales. En el plano tipológico, se asiste a una proliferación de figuras que obliga a los Organismos a establecer clasificaciones de referencia, y se constituyen y desarrollan las primeras redes. En Europa, nace con fuerza el Parque Natural Regional o asimilado, que se convierte en la principal figura en superficie. En España, esta etapa coincide con el traspaso de las competencias a las Comunidades Autónomas donde se asiste a una carrera frenética de declaraciones sin un criterio homogéneo, que dan lugar a un panorama confuso de figuras diversas. La tercera etapa viene marcada por los acontecimientos históricos en torno ala Cumbrede Río de Janeiro, que vincula todas las políticas al desarrollo sostenible del planeta. De esta forma, los ENP deben integrarse en la política global de conservación y desarrollo sostenible, siendo necesario, por tanto, impulsar procesos de desarrollo en los ENP y sus zonas adyacentes.

  1. 2.        Actual concepto de ENP según la UICN.

Las categorías de áreas protegidas de la UICNes una clasificación internacional de categorías para la gestión de las áreas protegidas, la referencia usada en todo el mundo, que ha sido desarrollada y definida por la Comisión Mundial de Áreas Protegidas («World Commission on Protected Areas», WCPA ), una de las seis comisiones científicas dependiente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

1.  DEFINICIÓNLa Unión Internacionalparala Conservacióndela Naturaleza(UICN) definió en 1994 el espacio natural como: “ Superficie de tierra o agua que forma una unidad ecológica de importancia para su conservación a nivel autonómico y/o estatal, independientemente de que se presente algún tipo de protección legal o no. ”

2. CARACTERÍSTICAS ESPACIOS NATURALES Están constituido por un espacio concreto, acotado y diferenciado del espacio circundante; ecológicamente uniforme; y formado por superficies de tierra o agua. Sus características ecológicas presentan cierta importancia. Existe la posibilidad de que estén protegidos legalmente.

  1. ESPACIO CONCRETO, ACOTADO Y DIFERENCIADO Dificultades para acotar los espacios naturales: No se pueden definir límites exactos, pues la transición de un ecosistema a otro se hace a través de franjas intermedias, no de una línea fronteriza. Al acotar corremos el riesgo de dejar fuera del espacio natural protegido a parte importante de ese ecosistema a proteger o se protejan espacios que queden en el interior del área acotada que no tengan importancia ecológica. ENP Franja alrededor el ENP con importancia ambiental Espacio sin valor ambiental, incluso en el interior del ENP.

3.  Relación del concepto de desarrollo sostenible con el de ENP

El uso del concepto sostenibilidad comenzó a generalizarse a finales de la década de 1980, cuando en el Informe sobre Nuestro Futuro Común se definió el desarrollo sostenible como aquél que satisface nuestras necesidades actuales pero sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas. Los componentes esenciales de las sostenibilidad son tres: social, económico y ambiental, y la concepción básica de su filosofía reside en desvincular calidad de vida de un consumo desmesurado de recursos, y valorar todos aquellos servicios aportados por la naturaleza y no exclusivamente los materiales. los Espacios Naturales Protegidos (ENP) tienen una gran importancia en el desarrollo sostenible de la zona. Las particularidades de estos entornos permiten el desarrollo una gran variedad de actividades sostenibles, evitando el deterioro irreparable que causan las actividades de producción insoportable.

La actual concepción de los ENP implica en ocasiones concebir estos espacios no sólo como instrumentos de conservación, sino también como motor de desarrollo socioeconómico de la población residente. Así, estos enclaves ofrecen una excelente oportunidad para estudiar y poner en marcha nuevos modelos de desarrollo que aúnen la conservación del entorno natural con el progreso socioeconómico de la población local.

4. Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS).

 

La Carta Europeade Turismo Sostenible (CETS) es un reconocimiento que se concede a los espacios protegidos que han demostrado su compromiso con el trabajo en cooperación, el desarrollo y la aplicación de una estrategia turística basada en las cualidades especiales de la zona y han seguido un plan de acción dotado de los recursos necesarios para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible. Esta Carta ha sido elaborada conjuntamente por representantes europeos de los espacios protegidos, de entidades conservacionistas y de los empresarios turísticos. Establece los principios del turismo sostenible en estos espacios y cómo se pueden aplicar en el territorio.

 

La Federación EUROPARC, organización que reúne a Espacios Naturales Protegidos de 38 países europeos, es la entidad gestora y garante dela Carta: ha desarrollado la metodología de acreditación y concedela Cartaa los espacios protegidos donde verifica que existe un compromiso para aplicar los principios del turismo sostenible.

La CETSse inscribe en las prioridades mundiales y europeas expresadas por las recomendaciones dela Agenda21, adoptadas enla Cumbredela Tierraen Río en 1992 y por el quinto Programa de Acciones comunitarias para el desarrollo sostenible. Es la continuación de una primera reflexión, iniciada en 1991, porla Federación Europarc, que culminó con la publicación del informe “Loving them to death?”.La Cartaconstituye una de las prioridades del programa de acciones “Parques para la vida” dela Unión Internacionalparala Conservacióndela Naturaleza(UICN). Además, cumple los requisitos enunciados enla Carta Mundialdel Turismo Sostenible elaborada en Lanzarote en 1995.

Los objetivos fundamentales dela CETSson:

  • Fomentar el conocimiento y apoyo a los espacios protegidos de Europa.
  • Mejorar el desarrollo sostenible y la gestión del turismo de los espacios protegidos.

La Cartase divide en tres secciones:

  1. Turismo sostenible para el espacio protegido.
  2. Turismo sostenible para la empresa turística.
  3. Turismo sostenible para los mayoristas de viajes.

Pueden optar ala CETScualquier espacio protegido europeo las empresas turísticas ubicadas en un espacio natural protegido acreditado o en la zona de influencia delimitada en la candidatura dela Carta, o que desarrollan su oferta en él y las agencias que organizan viajes a espacios protegidos.

5. Teletrabajo en Espacios Naturales.

A mediados de 1999,la Consejeríade Medio Ambiente dela Juntade Andalucía puso en marcha el Proyecto “Tele parques: Tele trabajo en Parques Naturales”.

Con este Proyecto,la Consejeríaviene apostando por el uso de las nuevas tecnologías, como estímulo de nuevos yacimientos de empleo que pueden ser desarrollados en los Espacios Protegidos de Andalucía: el tele trabajo. Acogiéndose a la “Carta europea para el tele trabajo” (Proyecto DIPLOMAT, bajo la tutela dela Comisión EuropeaDG XIII),la Consejeríacontribuye a la consecución de uno de los objetivos de la estrategia comunitaria: fijar a la población en el territorio, siguiendo un modelo basado en el desarrollo sostenible.

El Tele trabajo es un nuevo concepto de organización de la forma de trabajo, utilizando como herramienta las tecnologías de la información y la comunicación. Por encima del modelo laboral convencional, se basa más en el cumplimiento de objetivos, donde la actividad profesional se realiza con independencia de la localización del puesto de trabajo.

Es un nuevo instrumento para el desarrollo económico en zonas rurales, que añade competitividad a estos territorios. No se trata sólo de la innovación tecnológica de los trabajos tradicionales vinculados a los recursos naturales (aprovechamientos forestales, ganadería, agricultura…), sino de abrir nuevas líneas de actividad (económicas, artísticas, culturales, etc.).

Hoy en día el Tele trabajo es una realidad: Existen más de 11 millones de usuarios del tele trabajo en EE.UU., más de 2 millones enla Unión Europea, de ellos, 100.000 en España, además hay importantes perspectivas de crecimiento y es una forma potencial de crear empleo.

Por otro lado, los parques naturales andaluces ha sufrido una importante despoblación en los últimos años, por ello este Proyecto persigue tres objetivos fundamentales:

  • Evitar que la juventud mejor formada emigre a la ciudad en busca de empleos cualificados.
  • Propiciar que profesionales del mundo urbano decidan instalarse en los Parques Naturales andaluces.
  • Crear nuevas economías en los municipios de los Espacios Naturales Protegidos de Andalucía que no sean agresivas con el entorno.

Con ello se conseguirá la generación de una masa crítica que haga de los Parques Naturales andaluces territorios de interés para el desarrollo de las nuevas tecnologías.

Mapa de Andalucía que muestra los Parques Nacionales y Naturales.

Enlaces de videos :

http://www.youtube.com/watch?v=Mnr70kOYlTs

http://www.youtube.com/watch?v=dNJpkF8ajVY

http://www.youtube.com/watch?v=E5SMAsrMaio&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=PyHJPAdnJZo&feature=related



Presentación del blog de la asignatura Proyecto Integrado 2º Bachillerato CCSS

Los alumnos de 2º de Bachillrato del IES Andrés Pérez Serrano nos van a presentar durante el curso 2011/2012 los espacios naturales protegidos de la privincia de Málaga. Prestarán una mayor atención a aquellos espacios naturales protegidos del entorno en el que se encuentra el centro, en la localidad de Cortes de la Frontera. Su peculiar situación va a favorecer en gran medida el estudio de estos peculiares en entornos naturales.

Antes de entrar en profundida en el estudio de los ENP del entorno, nuestros alumnos nos van a introducir en el apasionante mundo de estos espacios. Para ello están trabajando en la definición de estos lugares, su finalidad, las figuras de protección existentes sobre los mismos y la legislación que los regula.